Salud

Todo lo que hay que saber de la alimentación durante el embarazo

Tener un hijo es una decisión trascendental y, si bien todo cambia con la llegada del bebé, el camino empieza nueve meses antes. Durante el embarazo, la mujer atraviesa una innumerable cantidad de cambios hormonales, físicos y emocionales, y en este proceso la alimentación cumple un rol fundamental.

¿CUÁLES SON LOS OBJETIVOS DE LA ALIMENTACIÓN?
Según Liliana Grimberg, nutricionista del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna,  cuando pensamos en la alimentación de  la embarazada hay que tener en cuenta ciertas premisas.

La primera, que la nutrición sea racional y adecuada para cubrir las exigencias nutritivas de la mujer; pero además para satisfacer las exigencias nutritivas producidas por el crecimiento del feto, y preparar al organismo materno para afrontar mejor el parto.

También la alimentación es clave para prevenir complicaciones como partos prematuros y otras alteraciones del desarrollo del recién nacido- y también promover la lactancia materna para el futuro.

¿QUÉ ASPECTOS HAY QUE TENER EN CUENTA?
Durante el embarazo el aumento deseable de peso es de 9 a 12 kilos teniendo en cuenta la talla, la estructura corporal, el número de fetos y el sobrepeso. Estos son los aspectos que según la Lic. Grimberg hay que tener en cuenta:

*Energía: se deberá incrementar el requerimiento diario en 300 calorías. Este aumento en el aporte energético debe realizarse a partir del segundo trimestre, siempre que el estado nutricional previo a la gestación sea adecuado.

*Proteínas: las proteínas son de una importancia vital para el crecimiento y el desarrollo. Deberán ser proteínas de alto valor biológico y de buena calidad. Las encontramos en las carnes, leche, huevo, quesos, yogurt y postres  lácteos.

*Minerales: incorporar minerales como Hierro- lo encontramos en las carnes rojas principalmente, pollo y pescado, pero también en el huevo, los vegetales de hoja verde y las legumbres-, Calcio- están en la leche y sus derivados-,  Magnesio- almendras, nueces, pero también legumbres, el arroz integral y, en menor porcentaje, la acelga y la espinaca-, Zinc- germen de trigo, lentejas, carne de vaca, yema de huevo y atún.

*Vitaminas: Vitamina A–la encontramos en leches, quesos, pescados grasos, yema de huevo-, Folatos- legumbres, leche, hortalizas de hoja verde, carnes almendras cereales integrales-, Vitamina C- pimiento verde crudo, berro, kiwi, brócoli, cítricos, espinaca y tomate- y Vitamina B.

 ALGUNOS CONSEJOS PARA LA ALIMENTACIÓN
*Realizar de 4 a 5 comidas diarias.

*Beber de 3 a 4 litros de líquido diario como agua, aguas saborizadas, caldos de verduras e infusiones.

*Cocinar en forma sencilla como al vapor, a la cacerola o al horno, utilizando condimentos suaves para evitar pérdidas de nutrientes y evitar las frituras.

*Controlar la ingesta de los alimentos ricos en grasas, azúcares, productos de panadería, copetín, fiambres, embutidos, manteca y crema.

*Comer alimentos con suficiente fibra vegetal como panes con semillas, avena, salvado, vegetales y frutas crudas, cereales integrales y legumbres.

*Incorporar en el almuerzo y en la cena 1 cucharada de aceite de uva, girasol maíz, oliva como aporte de ácidos grasos esenciales que el organismo no puede formar.

*Realizar actividad física adaptada, personalizada.

 LOS MALOS HÁBITOS
*Exceso de sal.

*Carnes y pescados crudos.

*Chorizo, salchichón y jamón crudo.

*Alcohol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *