Salud

Psoriasis: cómo evitar el impacto psicológico, social y laboral

La psoriasis, junto con el vitíligo, es una de las patologías dermatológicas de mayor impacto porque “se ve”. Esto hace que quienes la padecen pongan en marcha todo tipo de medidas para evitar que los brotes se adviertan. Desde estar con manga larga en pleno verano, hasta directamente evitar determinadas situaciones sociales.

Por otro lado, la parte “visual” de esta patología no es la única seria, ya que esta enfermedad de origen desconocido puede estar asociada a otras afecciones como la hipertensión arterial, la diabetes, el aumento del colesterol, los triglicéridos o la depresión.

Pero lo cierto es que volviendo a la cuestión personal, el miedo al rechazo social puede tener efecto en los pacientes y generar un impacto negativo en su bienestar emocional y físico. Por eso los especialistas de DIM Centros de Salud señalan la importancia de acudir a la consulta para prevenir, detectar y corregir cada una de esas posibilidades.

Esta enfermedad inflamatoria crónica de origen desconocido, puede afectar la piel, las uñas y las articulaciones. Además del componente físico, la psoriasis incide de manera importante sobre la salud mental, incluso en mayor grado que otras enfermedades crónicas. Entre las principales zonas de localización de las marcas o parches se cuentan los codos, las rodillas, las manos, la cabeza (cuero cabelludo), los nudillos, detrás de las orejas y  el cuero cabelludo.

“La psoriasis aparece en forma de brotes con períodos de mejoría entre ellos, conocidos como remisión. Se presenta en diferentes tipos y un mismo paciente puede padecer cuadros diferentes a lo largo de la evolución de su enfermedad”, señaló la Dra. Cecilia Raco, dermatóloga de DIM Centros de Salud.

Existen diversas opciones de tratamiento que en la mayoría de los casos pueden mantener los síntomas bajo control. Aunque no es una enfermedad hereditaria, un tercio de los afectados tiene familiares directos que la padecen. No es contagiosa y no se relaciona con una higiene descuidada.

“El abordaje debe hacerse de manera individual para cada paciente, el tratamiento debe ajustarse a las necesidades de cada caso y la fase en que se encuentra la enfermedad. La eficacia del tratamiento es variable y es posible que no funcione igual de un paciente a otro. Incluso en algunos casos se requiere la combinación de varios tratamientos para obtener resultados favorables”, recalcó la especialista.

El tratamiento debe implementarse en forma global e interdisciplinaria, atendiendo además de los síntomas de la piel, posibles afecciones en las articulaciones, riesgo cardiovascular y efectos que pueda tener sobre su calidad de vida, debido a que también su entorno personal se ve afectado por las repercusiones físicas y psicológicas de la enfermedad.

En caso de padecer dolores en las articulaciones o inflamación de los dedos o de los tendones, el paciente debe informar inmediatamente a su médico, ya que puede estar en presencias una artritis psoriásica.

RECOMENDACIONES PARA UNA PIEL CON PSORIASIS:
*Beber abundante agua, suficiente para mantener el cuerpo bien hidratado.

*Dejar las heridas descubiertas y expuestas al aire el mayor tiempo posible.

*Preferir el uso de ropa de tejidos suaves, evitar la lana y las fibras sintéticas.

*Dieta: Administración diaria de lactobacillus paracasei genera la recuperación de la barrera cutánea y favorece la eficacia de agentes hidratantes: urea y lactato

*Higiene: Es fundamental que los pacientes con psoriasis mantengan una higiene adecuada en la piel para evitar que se produzcan infecciones que pueden originar lesiones y un nuevo brote de la enfermedad.

*Evitar golpes en la piel que pueden desencadenar nuevas lesiones.

*Moderar el consumo de alcohol, ya que puede empeorar la enfermedad.

*Evitar situaciones de estrés, ya que es un factor desencadénate de la enfermedad.

 “Hay una amplia gama de tratamientos para la psoriasis y si la opción propuesta deja de funcionar o ya no controla los síntomas, es fundamental buscar asesoramiento médico. Ser constante con el tratamiento y seguir las indicaciones del dermatólogo, es clave para mantener la enfermedad bajo control. Un tratamiento integral, adecuado y oportuno puede lograr la armonía corporal, mejorar la autoestima y la calidad de vida de forma importante”, concluyó la Dra. Raco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguinos en Instagram

Notas relacionadas

Nosotros

Life+ es un sitio web dedicado a lo que más nos apasiona: comunicar, difundir y dar noticias. Y lo hicimos porque creemos que un estilo de vida más saludable -con un público más informado que lo lleve adelante- es posible. ¡Por y para eso trabajamos todos los días!

Enterate +