Salud

Argentina y la cuarentena “interminable”: principales puntos

El viernes 20 de marzo empezó en nuestro país el aislamiento social, preventivo y obligatorio –más conocido como “cuarentena”- que en principio se extendió hasta el 31 de marzo. Once días parecía una barbaridad para estar dentro de casa sin salir para nada, pero hoy –a 19 días de cumplir los 100, que es hasta cuando iremos seguro- parece nada.

Es verdad que a lo largo de estos 81 días hasta hoy, martes 9 de junio, las cosas fueron flexibilizándose y en la actualidad es posible salir para bastante más que las compras básicas (alimentos y medicamentos); pero también es cierto que estamos muy lejos de la “nueva normalidad” que están aplicando ya otros países como los de Europa, que aún con muchos más muertos sólo estuvieron confinados entre 60 y 70 días.

Es innegable que Argentina se encuentra en la temporada de frío y que liberar todo implicaría, además el riesgo de que mucha gente deba recurrir al sistema de salud por cuestiones “extra COVID 19”, pero tampoco podemos dejar de ver que el país se encuentra sumido en una profunda crisis en la cual la “ayuda gubernamental” resulta completamente insuficiente. En concreto, la gente quiere y fundamentalmente necesita trabajar.

Frente a esta situación –a la cual además se le suma lo emocional o emotivo que juega un papel trascendental porque obviamente tras tantos días los sentimientos y las emociones nos juegan una mala pasada- es necesario preguntarse: cómo aguantaremos y hasta cuándo.

Como primer punto debemos decir que la medida tomada quizás un poco prematuramente por el gobierno nacional, sobre todo teniendo en cuenta que el 20 de marzo los casos eran muy pocos,  los muertos solo 3 y la temperatura ayudaba y mucho, ayudó a “aplanar la curva”; y por ende le dio espacio al sistema de salud para que, supuestamente, se abasteciera y robusteciera.

Pero al día de hoy hay un tema económico concreto y que nada tiene que ver con el maniqueísmo salud o dinero que plantean Fernández y su equipo.

De hecho, según el Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina (Idesa) en la región metropolitana o AMBA que es la más afectada y donde se concentran la mayoría de los casos, pero también donde vive cerca del 40% de la población argentina, la mitad de los ciudadanos no asiste al trabajo desde hace 11 semanas.

Por otro lado, a diferencia de lo que ocurrió en muchos países que permitieron y hasta incentivaron a la población a salir a tomar aire y sol una vez al día, en las zonas más pobladas los argentinos no pueden realizar salidas recreativas, o sólo pueden hacerlo desde el pasado fin de semana –los chicos empezaron antes- y en un horario absolutamente marginal e irrisorio teniendo en cuenta las temperaturas.

Respecto a la economía, muchos gobiernos alrededor del mundo han intentado balancear el cuidado de la salud de la población con la necesidad de mantener activa la economía. Pero para el gobierno argentino nunca existió ese dilema.

“Una economía que cae siempre se levanta, pero una vida que termina no la levantamos más”, dijo el presidente Alberto Fernández.  Además, en dialogo con Perfil avisó que “prefiere tener el 10% más de pobres y no 100 mil muertos en la Argentina”.

Otra medida muy cuestionada fue la de prohibir los despidos que si bien evitó una crisis de desempleo, podría llevar a miles de empresas a quebrar.

Aunque para muchos es un alivio saber que seguirán cobrando su sueldo, varios expertos advierten que la medida pone en riesgo el empleo a mediano y que a largo plazo podría ser la gota que colma el vaso para miles de empresas.

Finalmente, las anomalías generadas por la pandemia y la cuarentena en Argentina generaron que el Poder Judicial esté de feria y el Congreso sin poder sesionar (tardó 2 meses en organizar las sesiones virtuales), con lo cual el Poder Ejecutivo estuvo gobernando a través de decretos.

Esto causó que sectores críticos –concretamente unos 300 intelectuales que denunciaron a través de una carta abierta que Argentina vive una “infectadura”- hablen de un gobierno que concentra el poder “en nombre de la salud pública”.

Para terminar, y en línea con esto último y también hablando sobre los cuestionamientos de una cuarentena que avanza sobre las libertades individuales, me gustaría recordar una frase del presidente: “La cuarentena va a durar lo que tenga que durar para que los argentinos estemos sanos y para que los argentinos no se mueran”. No más palabras señor juez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguinos en Instagram


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /www/cli18277/htdocs/wp-content/themes/life/single.php on line 82

Notas relacionadas

Nosotros

Life+ es un sitio web dedicado a lo que más nos apasiona: comunicar, difundir y dar noticias. Y lo hicimos porque creemos que un estilo de vida más saludable -con un público más informado que lo lleve adelante- es posible. ¡Por y para eso trabajamos todos los días!

Enterate +