Belleza y cosmética

Plan Otoño: cómo alimentarse y cuidar la piel

En lo que respecta a la alimentación –una de los temas que tocaremos en esta nota- cuando empieza el frío muchas sino todas pensamos y sentimos que eso nos “impulsa” inevitablemente a comer más.

Es que esa sensación de “tener que poner algo caliente en el cuerpo” parece no abandonarnos por 3 meses. Sin embargo, puede tratarse de una “trampa”, porque alimentarse en forma saludable y contar con todos los nutrientes no significa necesariamente comer más.

En realidad, lo más importante para un plan de alimentación saludable es que tenga valores nutricionales que aseguren la disminución de la ingesta calórica cubriendo a la vez los nutrientes necesarios.

En este sentido, el mejor consejo es llevar una dieta variada, adecuada a las bajas temperaturas y que incluya todo tipo de alimentos para no perder el equilibrio calórico; y para eso hay que tener en cuenta qué alimentos elegir a la hora de hacer las compras, pero también cómo prepararlos.

Por ejemplo, lo mejor es no hacer frituras sino recurrir al horno o a la cacerola; mientras que las verduras grilladas o el wok de verduras también son buenas opciones, que además de ser saludables, pueden adaptarse a las verduras de estación.

Además -de acuerdo con la Lic. Liliana Grimberg, coordinadora del Área de Nutrición del Centro Ravenna- es fundamental incluir todo tipo de hortalizas crudas o cocidas, así como también incorporar frutas de estación que nos aportan fibra, vitaminas y minerales.

Por su parte, es clave elegir cereales integrales, granos enteros, y legumbres que suman a nuestra alimentaciòn vitaminas y minerales, con el plus de que además éstos son perfectos para acompañar los vegetales en preparaciones con más fibra, nutrientes y saciedad.

Finalmente, tanto el otoño como el invierno son las estaciones ideales para incorporar un caldo o sopas de verduras antes de cada comida, brindándonos buena hidratación y pocas calorías en mucho volumen.

HIDRATARSE SIEMPRE
La hidratación es muy importante, ya que aunque las temperaturas sean más bajas que en el resto del año, el agua es esencial para que nuestro organismo funcione adecuadamente. Así, podemos incorporarla en forma de infusiones (té, café, mate), o bien como caldo, jugos diet, gaseosas diet, y aguas saborizadas en menor cantidad.

¿DE QUÉ CUIDARSE?Según la Lic. Grimberg de aquellos alimentos con alto índice glucémico que nos llevan a desear comer más cantidad. Por ejemplo:
*la calabaza.

*los jugos de frutas.

*el puré de vegetales.

Además, es recomendable evitar:

*las harinas refinadas.

*la sal.

*los azúcares.

*los alimentos procesados.

CLAVES PARA CUIDAR LA PIEL EN OTOÑO

Con la llegada de los días más fríos no sólo nuestro estómago siente los cambios sino que la piel también sufre mucho, razón por la cual si no se tienen en cuenta los cuidados necesarios pueden aparecer signos de enrojecimiento, picazón, agrietamiento y arrugas.

Inclusive, las bajas temperaturas pueden provocar otras afecciones como el eczema y el acné.

Pero la buena noticia -de acuerdo con los datos de Linio, la tienda online de América Latina- es que para evitar estos inconvenientes podes seguir algunos consejos sencillos y prácticos.

*Usá agua tibia porque las duchas de agua caliente secan la piel rápidamente, y si no hay una hidratación de inmediato, puede aparecer grietas y hasta un eczema de invierno.

*Mantené y reforzá la hidratación porque el aire es más seco en invierno genera que el agua se evapore del cuerpo fácilmente.

*Elegí cuidadosamente los productos: la clave para una piel de invierno saludable y brillante es utilizar productos suaves, como limpiadores que contengan cremas hidratantes, que evita que el cutis se despoje de su barrera natural contra la humedad.

En el caso de que haya acné o brotes, hay que usar productos que contengan ceramidas, ácido hialurónico, sueros de hidratación y glicerina para ayudar a reparar la barrera de humedad de la piel.

Además, hay que evitar las mascarillas y las exfoliaciones intensas, así como también las lociones químicas y cualquier producto que contenga alcohol, ya que producen resecación durante el invierno.

*Protegete con guantes y gorras, además del protector solar, y anteojos de sol.

*No descuides las manos y los pies. En el primer caso la piel de las manos tiene menos glándulas de aceite en comparación a la de cualquier otra parte del cuerpo. Por eso la humedad se escapa de las manos rápidamente, haciéndolas propensas a las grietas y la picazón, por lo que hay que aplicar una crema hidratante antes de salir.

En cuanto a los pies lo mejor es elegir cremas a base de glicerina y vaselina, además, de asegurarse de exfoliarlos ocasionalmente para que puedan absorber fácilmente la crema hidratante.

*Evitar todo lo que irrita la piel. Por ejemplo, muchas personas son alérgicas a la lana, pero no pueden resistir la tentación de usar sus tejidos de invierno. En esos casos siempre hay que elegir ropa de invierno que esté hecha de lana de alta calidad; pero dentro de lo posible dejala de lado y optá por ropa de invierno hecha de algodón.

¿Qué te parecen estos consejos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguinos en Instagram

Notas relacionadas

Nosotros

Life+ es un sitio web dedicado a lo que más nos apasiona: comunicar, difundir y dar noticias. Y lo hicimos porque creemos que un estilo de vida más saludable -con un público más informado que lo lleve adelante- es posible. ¡Por y para eso trabajamos todos los días!

Enterate +